Estudiosos de la Universidad de Burgos han definido por vez primera la existencia en España del ‘efecto almuerzo’, que provoca una mayor gravedad y mortalidad en los accidentes laborales entre las trece y las diecisiete horas. Solo en las horas cercanas a el alimento se generan el dieciocho con dos por ciento de los accidentes totales y el veintinueve con cuatro por ciento de los mortales.

“La gravedad y la mortalidad de los accidentes son mayores en el horario que rodea el almuerzo con independencia de quién, de qué forma, en qué momento, dónde y con qué se genera el accidente”, explica a SINC Miguel A. Camino López, autor primordial del estudio y también estudioso del conjunto de Ingeniería y Administración Responsable de la Universidad de Burgos, que para este trabajo se ha centrado en el ámbito de la construcción.

Esto es, que este fenómeno se genera en los trabajadores más jóvenes y mayores, con más y menos antigüedad, en las microempresas y en las grandes compañías, en los accidentes sufridos con andamios y con máquinas, en las caídas a diferente nivel y en los caigas. Del mismo modo se genera independientemente de la estación del año y de la comunidad autónoma donde sucede el accidente.

El conjunto estudioso, que examinó los accidentes sufridos por trabajadores de la construcción en España a lo largo de los años mil novecientos noventa-dos mil dos, verificó que el mayor número de accidentes se generó de nueve a 12h59 : el cincuenta y siete con tres por ciento del total y el treinta y ocho por ciento de los accidentes mortales. No obstante, en las horas que rodean el alimento, de trece a 16h59, se generó solo el dieciocho con dos por ciento de los accidentes mas el veintinueve con cuatro por ciento de las muertes.

Esto es, si bien en las horas de comida hay un menor número de accidentes que a lo largo de la mañana, la proporción de accidentes que desembocan en la muerte del trabajador es más del doble (el 0,24 por ciento frente al 0,1 por ciento , respectivamente).

“Estos datos pueden ser usados por las compañías para conocer las horas del día en las que la gravedad y mortalidad de los accidentes son singularmente elevadas”, destaca Camino. “Los trabajadores han de ser informados de estos peligros y la Administración de Trabajo debería hacer mayores sacrificios para fomentar medidas precautorias como la jornada continuada en el campo de la construcción”.

El ‘efecto lunch’ (almuerzo, en inglés) fue observado por vez primera por el Pete Kines, estudioso del Instituto Nacional de Salud Ocupacional de Dinamarca, que verificó que el mayor número de caídas a diferente nivel sufridas por los trabajadores de la construcción en Suecia y Dinamarca se generaba ya antes de las 13h, mas que la mayor tasa de caídas mortales se registraba por la tarde.

¿Por qué razón hay tantos accidentes?

Los autores examinaron asimismo otras posibles causas como la carencia de siesta o bien el consumo de alcohol en las horas del almuerzo a través de encuestas a setecientos veinticuatro trabajadores de Burgos. Curiosamente, los empleados de la construcción fueron los únicos que creían que el mayor número de accidentes se genera a la primera hora de la tarde.

También se preguntó sobre los motivos de esta mayor accidentalidad y siniestralidad en el ámbito de la construcción. Para los trabajadores, la primordial causa se ubica en las prisas con que se efectúan los trabajos, seguida a larga distancia por los actos inseguros de los obreros, la carencia de capacitación y el cansancio.

Se resalta además de esto la relevancia que los trabajadores asignan al consumo de alcohol y drogas, sobre todo en el ámbito de la construcción, donde hay un mayor porcentaje de bebedores de peligro. Del mismo modo, se observó un mayor consumo de alcohol en los trabajadores que comen fuera del domicilio de lunes a viernes.